domingo, 23 de febrero de 2014

Y veras...

He contado todos tus lunares, he descubierto las tres zonas de tu barba donde hay tres colores, he etiquetado con besos las canas, la barba colorada y la castaña- He contabilizado todas las arrugas, daño colateral de tu sonrisa, consecuencia de tu buen humor. He inventariado los motivos de tus enojos y sus consecuentes reniegos, culpa añadida de tu descendencia vasca. He gastado mis yemas acariciando tus manos y he fingido distracción para no dañarte por tus distracciones. He sido tu bastón y tu patín. Y has sido mi droga y mi abstinencia.
Hemos sido tanto, tantos días en tantos tiempos, hemos sido nada en tantas temporadas, en diferentes estaciones, en iguales calles. Te he dejado abrazarme sin corresponderte, solo para ser ingrata por que las curitas chocolatosas no curaban olvidos intemporales.
He sido tu mas audaz critica, y tu mas ferviente opositora.
Y he sido mujer tuya. Y he sido tuya.
Y veras que ya no tengo lunares para contarte. Y te doy cobijo en mi cama.
Y veras que se me gastan los dedos pero te presto el anular.
Y veras que te sigo extrañando cuando me extrañas.
Y veras que en esta noche, de colchón vacío sobre el lado izquierdo, hay un agridulce por ahí, de que estas lejos, y de a ratos la distancia tiene tan buen sabor...

No hay comentarios:

Publicar un comentario