jueves, 25 de julio de 2013

Chocolate y vino


Esta noche me tome el Tempranillo y devore todos los bombones. Las dos cosas las trajiste tu, la misma noche, en la misma bolsa. Para ser sincera ni una pizca de culpa, siempre creí que el vino y el chocolate debían ir juntos. Fui fiel a mis creencias.
Me tire a la pileta, vos siempre me decis que no me la juego, vos, tu, usted (rara vez) no sabes (no sabes, no sabe) que tan alto saltaba, que tan lejos llegaba.
Me aplaque, dormí entre recuerdos de abrazos cuando los verdaderos, ausentes, se abrazaban a si mismos en rondas de charlas tontas. ups. Aunque cierto no debo decirlo.
En fin. Riquisimo el Tempranillo, un dejo picante, robusto, un leve mareo luego de la primera copa. Y la primera copa, también, tiene ese no sé qué, alejamiento de la aflicción, relajación de comportamiento, derrumbamiento de estructuras, yo tan obsesiva... por eso la rigidez en el buen comportamiento...
Pero lo importante es que devore los bombones y acabe con el Tempranillo, yo sola, solita, con gula, sin culpa, disfrutando de lo tuyo sin vos. Sin culpa.
Chupate esa mandarina!

Se dice por ahí...

Haciendo el aguante:
 
http://www.amazon.com/dp/B00E5LWVG6
 
 
Historia de amor, ambientada en la Argentina del ´82, es el relato de Alma, una medica asignada a una base aérea en Tandil, y de Duma, un carismático piloto de caza, amigo del novio de Alma. La amistad, la lealtad, la guerra se entrecruzan, son tiempos cambiantes y turbulentos donde el sentimiento desmesurado que corre entre ellos tratara de sortear todos los obstáculos para poder estar juntos.
 
Si se animan, sigan el link! si gustan, hagan correr la voz, esta es una historia de amor donde no existe el rendirse a pesar de la adversidad, y que decir de nuestra vida misma...
 
 

domingo, 21 de julio de 2013

Por brindis negro.

 
Necesito que me mandes café, porque mi tristeza esta llenando la taza vacía.
Manda también la risa de antes, los detalles de antaño, y la enclenque seguridad, nunca cierta, de que mañana será un día mejor.
Manda un retazo de perfume con otro polvo, manda algo, vaya tu a saber qué, que me haga sentir que hay nuevas risas en viejos días repetidos.
Manda algo.
Manda.

sábado, 6 de julio de 2013

Pescado boca de flor.


La cajita de cristal donde me escondí, se rompió.
Me falta el aire de mi compostura, soy el pescado, tallo de la flor; soy el holgazán del trabajador, la mancha de la piel perfecta, el machucón en el durazno, la humedad del invierno, lo feo de todo lo bello...
Se rompió la cajita de cristal negro donde me escondía.
Se rompió como la cascara del huevo, como la copa en manos del ebrio, como la flor seca cuando se la quiere tirar, como las perlas del collar que no quise empeñar. Se rompe la caja y me larga al espacio vacío de huecos bellos, y me larga así, solita, ahí... ahí donde rara vez rebotan alegrías.  Y quién tuviera el poder de volver a dar integridad al huevo estrellado... y quien pudiera regar tierra para que nazcan peces.... y quien pudiera arreglarme la tristeza, quien pudiera...