domingo, 27 de octubre de 2013

Intercambio de trébol por lechuza...

Ayer te pensé tanto...
Te llevaste el trébol y me dejaste la lechuza, el elefante y el corazón, y el sonido de los dijes entrechocar con las borlitas, como vos sabes que me gusta...
 
(Ni pasos, ni carraspeo. Se acumulan los diarios no leídos a medianoche, crecen las flores que no cortas, sin luz las velas no prendidas. Te extraña la rutina de la casa, y vamos creando nuevas, pero tengo el alma anclada a los días pasados en que vivías)

Ahora que lo pienso siempre nos gustaron las pulseras.
 
Te extraño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario