lunes, 23 de septiembre de 2013

Qué, che....

Vos no sabes cómo te quise, y yo no nací para las indirectas. Hay palabras que deben lanzarse como flechas con destino de blanco, hay acciones que se deben llevar a cabo con la fiereza del desembarco en el ultimo territorio desocupado.
Hay veces que hay que perder todo, para empezar a ir por algo.
Me vengo a enterar ahora que te quise aun cuando creí que ya no te amaba, que cada portazo y puteada en vez de partirnos los destinos nos juntaban las ganas, ahora vengo a reparar que el pertenecer no es dominio sino necesidad, que mis desvaríos y tu pulcritud, que mi reclusión y tu apertura, que mi no olvido y tu desboque, solo eran complemento y no oposiciones irreconciliables, y que en los sueños soñábamos tan parecido... y que sin sueños esta vida es el continuo apilar días...
Que yo piense que tus defectos son virtudes (si le pongo mucho empeño) y que vos creas que yo soy única (mas por rareza que por perfección)... y que lo  que importa sos vos en bruto y yo en bruto, y eso que pensamos sin decirnos y eso que nos decimos pensando; lo que importa son los hombros prestados para llanto, y las risas compartidas y reflejadas, abrazos para olvidar distancias, caricias para apaciguar tristezas, deseo para seguir eligiendo tocarse, el recuerdo gracioso de tu caramelo mas corto del mundo, de las caídas de los otros, de los atropellos de nuestros apuros, de la sudestada que nos robo el sueño y del calor de marzo que nos robo la timidez y el desconocimiento.
No.
No...
Si no nací para las indirectas ni vos para el tacto. Que el sincericidio nos persigue aunque nos cedemos los turnos (y los bancos).
Vos no sabes como te quise, ni yo supe de las veces que me elegiste, que el desconocimiento es cosa seria cuando se juntan mas de uno, que los ladrillos se pegan solo con algo en el medio, de lo contrario es un arrime, un estar apoyado, un eterno bamboleo por el viento diario y en el momento menos pensado (mas bien esperado) se te cae el cuerpo y la ropa, y quedas tirado, al lado de otro ladrillo, ahí, arrimado.
-che!
-qué, che.
Y esa cara de enojado...


3 comentarios:

  1. Como siempre, haces un buen trabajo, ......... Te sigo!

    ResponderEliminar
  2. Hola. mucho de lo que escribís me refleja como persona. Hay coincidencias, y no quería dejar pasar la oportunidad de mencionarlo. Sobre todo por un proyecto que leí mas abajo, sobre enviar cartas...donde puedo enviarte mail?
    saludos
    Mariana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mariana búscame en Facebook Taran Constante, y vemos como hacemos, el proyecto ya se llevo a cabo, te cuento mas por privado. Besos!

      Eliminar