lunes, 5 de noviembre de 2012

Descanso de cinco minutos.

Volveremos a la relatividad. Lo sabes, bombom, la verdad  mas absoluta que jamas descargue en tu cara tiene el sello de la relatividad.
Aun asi...
Podran amarte distinto, no mas.
El tamaño es relativo, basta pensar en nuestra medida. Pero la diferencia. La diferencia es diferencia en si, la relatividad pierde medida (volvemos a ella).
Recuerda, bombon, distinto, mas... no creo.
Por que? porque sé mi valor, la lealtad (absurda y robusta de la cual estan hechas mis promesas), conozco cada letra que conllevan mis afirmaciones... afirmo tan poco justamente para no olvidar las letras. Sé que me ves, y quisieras verme mas firme... bombon, la falta de certezas es proporcional a la verdad de mis afirmaciones, no soy mentirosa, bombon, sabes que no miento, a lo sumo omito...
Yo soy eso que deseaste años atras, cuando te amasijaron el cuerpo de traiciones, deseaste una mujer asi, así soy yo, pero se sabe, bombon, uno no valora lo que tiene, cuando lo tiene, se acostumbra rapida (y facilmente) a lo bueno, olvidando las lagrimas amargas de cuando lo deseado (en aquel momento lejano e irreal) hoy es tangible, mas... mas uno desdeña lo bueno, lo da por sentado, lo da por cubierto. No, bombon, conmigo no. Mis certezas son mias, me las amaso, me las creo, yo, por mi, para mi, y para... para quien las merezca, bombon. La soga esta tensa, aun así, soy de lo poco que hay. No debieras...
No. Yo se que haras lo que quieras. Lo sé. Mas despues, despues de cometido el error, empujada por tu espalda, habre caido, pero mi traicion dolera mas en tu corazon que en el mio, bombon, si caigo es porque en el fondo quiero caer, mi honestidad no es endeble, solo suceptible a los mandatos de mi inconsciencia. La inconciencia nunca es inconsciente, en el fondo es manejada por la mas absoluta lucidez, es un juego perverso de la psiquis, pero yo me conozco tanto, bombon, porque de lagrimas limpie el piso de mi mente, reluce, bombon, aunque cuando lo estropeo con penas impuestas por amores injustos.
Me canso de ser sincera, no es un suicidio, ni una figura de kamikaze desesperado, no es un taran sin oopcion, me canso de ser sincera en un choque brutal de escorpiana moral y valiente, pero vos... vos bombon no me crees, me esquivas la verdad, te acostumbre al chicle, ves mi paciencia con la textura del elastico. Bombon... bombon... tu barba roja es mi debilidad, tus dedos gruesos, el blanco irreal de la piel que te envuelve, el verde de tus ojos, el bello de tu pecho. Todo mio y ajeno, todas mis debilidades, todas tus virtudes, pero bombon... ya me enamore antes, ya me abri la carne, ya me deshidrate, ya me sente en la silla a la espera del ouroboros, ya me vengue en el olvido. Bombon, debieras recordar (y no es relativo) el tiempo de 15 años atras, cuando yo era ella, y vos eras aquel, y vos deseabas algo que yo daba a alguien mas...
Bombon, cierta noche pedi una curita porque me rompio el corazon tu rostro y mi ida, y cierta noche vos quisiste remendar heridas, que no eran autoinfligidas. Al final, bombon, los dos creemos en ouroboros, y creo que llego el tiempo de que esperes vos, como hasta hace diez dias esperaba yo.
Ouroboros, bombon, todo vuelve. El  dolor ahora, te toca a vos.
PD: me guarde los acentos, bombon, para cuando leas cielo amarillo sobre Paris.

No hay comentarios:

Publicar un comentario