viernes, 3 de agosto de 2012

Excesivos y minúsculos.

Los excesivos motivos por lo que te amo se vinculan con las cosas simples, la felicidad se construye de cosas simples. No necesito mil quinientos abrazos, me basta con uno para recordar que quepo en ellos, que le das la vuelta a mi cuerpo y que tu mano termina en mi cintura, así de envuelta...
No necesito observar tu mano una noche y un día entero para recordar durante un dia, otro dia, donde estan tus lastimaduras. Los excesivos motivos por los cuales te amo tienen que ver con ese montoncito de cosas que en un primer momento fueron algo visto y olvidado, mas con el correr de los meses se volvieron los mas recordados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario