jueves, 19 de enero de 2012

Texturada

Si hoy quisiera describir la textura de la soledad diria que es como la caricia cortante del cuchillo y las lagrimas tienen el olor de la cebolla con su similar consecuencia de humedad e incomodidad.
vamos a escribir sin comas.
Hay cuchillos que apenas cortan lastimados en el filo y en el uso mismo y hay anhelos de castigos que ya no castigan y dolores que no duelen mas que en el recuerdo mismo latente en nuestra cabeza.
Emulando ser la lluvia me desparramo en la cama sin ganas de caer armada emulando ser morron caigo sobre vos molestando tu aparente tranquilidad con ruiditos cerca de tu oido que decis detestar y se que amas porque nunca me lo negaste cuando te acorrale para que me dieras una negacion.
Sin comas ni acentos para martirio de los que se amoldaron a las renglas del buen escribir. Molestando como cuando molesto recortando una realidad para ver en ella un minimo de interes algo que no siempre se ve porque se pierde en lo global de una imagen que abarca mucho y a su vez no dice nada.
Las fotografias mas bellas son aquellos resumenes de grandes cosas y jamas puedo explicarlo ni nadie nunca me supo enseñar lo contrario.
Vamos a texturar la imagen con la cebolla el morron que era verde porque rojo no habia y con una cuchilla de filo roto en alguna caida monumental que casi rebano dedos sin cobertura de cuero.
Vamos a texturar el relato con palabras sin acentos con parrafos sin comas para crear un caos mental en que el lector debera volver a leer para armar significado encontrando dos o tres interpretaciones de una misma frase segun donde quiera hacer la pausa que no pacto de antemano el escritor.
Vamos a texturar el dia con algo que nos de un poco de trabajo distinto al que hacemos a diario.
Vamos a texturar el beso poniendonos azucar en la lengua para besar con la aspereza de los gatos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario