sábado, 12 de noviembre de 2011

Balanza boba.

No olvido el momento exacto en que abrí puertas después de haber dado un portazo.

Sé que hay cajones que no debo abrir, y que sin embargo cuando por aburrimiento se deslizan, un salto los golpea, los traba, los deja mudos. Pero no invisibles. Esto es tan detestable en la misma medida que inevitable, la vida viene aparejada con el recuerdo, a veces creo que la amnecia es mentira, y que la mentira de mentir no recordar es triple mentira, y la mas dura es con nosotros mismos.

No he olvidado nada, sé los lugares que mojan las lagrimas, el lado en que la vereda esta rota. Sé que de tantos libros muchos no he leído y pocos he entendido. Se que soy propensa a las lagrimas y sino tuviera motivos, saldria a la calle, a encontrar uno, o buscaria pelear con las nubes solo para mojar mas que ellas. No olvido, ni siquiera me desprendo de cierto descreimiento 

Te he puesto a prueba tantas veces y en todas salí derrotada. Tal vez hoy, este aniversario de un no sé qué, esta marcado por vos. que no sos yo y sin embargo te me metestiste en la sangre sin lastimar. Tal vez entraste en mi por los ojos, o por la boca,  mi saliva te llevo a mi corazon cuando se que eso no es posible. no? tal vez te metiste en mi corazon con palabras que entraron por mis oidos. Quien sabe. Yo se que estas dentro mio. Aun en mis rabias eternas que te he contagiado, aplastando ese don tuyo de la conciliacion. ¿te acordas? (pero en mi saliva estas, y también en lo hondo de algun poro)


No se si te lo he dicho, pero el olvido es selectivo y a veces nunca llega. A veces. No siempre. no logro olvidar, no te lo dije pero lo comprobaste. hay cosas que no sabes que recuerdo, porque pertenecen a mi pasado. donde no estabas a pesar de que sabias que no era mas alta que vos, que conocias mi nombre, tal vez recordabas mi risa (porque antes reia mas)

Hoy hago mencion a vos, porque hoy vos. Vos. Me haces olvidar de la balanza con la que todos los años me martirizo. Hoy vos, tus ojos sin color definido, tu barba colorada, tu indice sobre tu labio, tu modo de mirarme, todos tus reniegos y tus contados enojos, tus cinco dias sin hablarme, tus aprendizajes y caidas, vos, con tus años y mis miedos, con tu valor para elegirme y tu cobardia para dejarme, vos sos para mi. y eso que descubri, no hoy, sino este año, hace que la balanza no vaya para lo que falta, sino me indique para apreciar lo que tengo.

Tal vez fue el sol que caia en picada pero con elegancia, o los insectos inofensivos pero molestos, o la brisa en los pies desnudos, o el cesped fresco, tal vez fue el azul de tu remera, o lo indefinido de tus ojos, tal vez el calor de tu cuello o la fuerza en tus dedos, tal vez fue eso, o algo que se me paso por alto, pero el domingo fue distinto. Y me puso a pensar mas de algo que no siempre quiero afrontar. En estos días donde escorpio dice que es su reino, hoy, te pienso a vos para olvidarme de mi. y para variar, es tan bueno.

Hoy pienso en vos.
Porque el olvido es una mentira, y yo no te olvide en ningun año de los trece que estuvimos ausentes.
Hoy soy esperando no dejar de ser.

PD: para hacer alarde de cierta rebeldia, me he guardado en el bolsillo los acentos y la coherencia.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Pensamiento circular.

En un círculo una mancha circula.
Gira.
La ves una vez.
Dependiendo de la medida del círculo,
tarde o temprano,
la volverás a ver. 
Pensalo.

jueves, 3 de noviembre de 2011

Las gotas parecían bolsones de historias reventándose contra la tierra. Y era tan parecido a nosotros. Las gotas eran tantas, como personas en el mundo, y hay tantas historias como gotas cayendo en la ciudad.
Que caen.
Estaba tan sola en esa parada, tan mojadas las botas, tan apagada la cabeza.
Que voy a hacer con tanto cielo para mi... (sonaba en mi mente, entraba otra vez en mis oídos) y estaba tan sola y tan mojada, tildada mirando el asfalto brilloso, los charcos parecían bailar al recibir una y otra vez, por cientos de veces multiplicadas tantas historias, remendadas, que se estrellaban para ser una sola. Una sola gran historia, un charco, roto el bolson...
De lo que quede de mí te llevo un poco... (Ciro entra sin permiso por los oídos, le abrí las puertas de mi mente, le deje hacer fiesta en mi cabeza)
Por primera vez en la semana tuve mi momento de: no me importa nada. Vos sabes, ese lapsus donde ni siquiera te duele el dolor, ni te molesta la espalda mojada, ni intentas detener una lagrima que cosquillea mientras baja. Baja lento porque una gota no lleva tanto peso para ganar aceleración en la caida.
Respiro hondo y tomo el vino...(Dejo que cante la canción que elegi entre la centena que guardo en el celular. Dejo hacer lo que elegi)

Una pelotudez más, para engrosar el bolsón de cada historia, de cada gota que como humano cae sobre el asfalto sin rebotar, para romperse sin remedio, sin poder detener la caida aunque no lleve tanto peso, como la lagrima.
Vos sabes, estas asociaciones.