sábado, 17 de diciembre de 2011

De huellas que parecieran surgir de la nada.

Uno sabe que viene indefectiblemente de algún lado, a veces se nos da por preguntarnos, ¿De donde?

A veces uno se siente negro en un mar blanco, una mota de aceite nadando en un mar de agua, y entonces uno, tan inconsistente, tangible, real e imaginario, uno tan uno, tan distinto, tan poco probable y tan probablemente uno mismo, se siente alejado de todos y acercado a uno mismo. Así, enredado, entendiendose solo a si mismo, en el mejor de los casos, se pregunta por que es como es, así. Así, ¿me entendes?

Y uno es producto de su historia, que no comenzó ayer sino instantes después de su nacimiento, es consecuencia de su entorno, de sus conocimientos, de sus sentimientos, herramientas, ausencias, presencias, lagrimas y risas, amores y desencuentros; uno es el resumen de su pasado. Uno es uno, no puede serlo sin antes haber sido nada.

Me pregunte de donde venia al momento de elegir el blanco y negro para la foto. Porque te lo dije, Alejandro, el blanco potencia emociones (también preguntas y respuestas)

No hay comentarios:

Publicar un comentario