domingo, 23 de octubre de 2011

He vivido días que me han puesto a pensar, más de lo usual. He pensado los días, no los he vivido. Esa sería la corrección adecuada.
pensé en la intolerancia, todos somos dueños de un porcentaje de ella. Pensé en las formas de expresión, en lo que se dice y las formas que se emplean. Llegue a la conclusión de que cierta porción de mi sociedad argentina (aunque se podría hacer extensiva a modo global) tiene permitido, tal vez por tiempo histórico, dirigirse a sus opositores de modo denigrante, pero cuando esos que tantas veces fueron reprimidos y discriminados hoy día quieren alzar su voz, se los cuestiona (es que gritan muy alto) mientras que otros tienen derecho a denigrar (ya se sabe, porque lo hicieron desde hace décadas y al parecer eso da cierto derecho, normaliza el hecho de que lo sigan haciendo)
No hay obligación de aguantar hasta el hartazgo. La normalización esta en contra de toda diferencia individual, ya lo decia Foucault
Hoy es un dia especial, mal que le pese a muchos.
Y es un dia especial para mi, mal que le pese a unos (pocos)
Es un punto y aparte, un párrafo distinto.
Hoy lo vi, sentado, hombro contra contro. Metí mi mano dentro de las suyas, me dio gusto de ver nuestras diferencias. Agradecí con el corazón de que estuviera ahi, conmigo y por mi. Hay momentos que las palabras son como granos de arena en una playa (infimas). No le dije nada, ni una hora hablando abrían podido explicar, en resumidas, lo tanto que significo. Porque estaba ahi por mi y para mi, y era una mañana distinta, era una hora donde el estar basto.
Sos para mi. Y hemos estado cerca desde pequeños, tal descubrimos hoy.
Punto y aparte.
Otro párrafo.

Soy,
Soy lo que dejaron,
soy toda la sobra de lo que se robaron.
Un pueblo escondido en la cima,
mi piel es de cuero por eso aguanta cualquier clima.
Soy una fábrica de humo,
mano de obra campesina para tu consumo
Frente de frio en el medio del verano,
el amor en los tiempos del cólera, mi hermano.
El sol que nace y el día que muere,
con los mejores atardeceres.
Soy el desarrollo en carne viva,
un discurso político sin saliva.
Las caras más bonitas que he conocido,
soy la fotografía de un desaparecido.
Soy la sangre dentro de tus venas,
soy un pedazo de tierra que vale la pena.
soy una canasta con frijoles ,
soy Maradona contra Inglaterra anotándote dos goles.
Soy lo que sostiene mi bandera,
la espina dorsal del planeta es mi cordillera.
Soy lo que me enseño mi padre,
el que no quiere a su patria no quiere a su madre.
Soy América latina,
un pueblo sin piernas pero que camina.

Tú no puedes comprar al viento.
Tú no puedes comprar al sol.
Tú no puedes comprar la lluvia.
Tú no puedes comprar el calor.
Tú no puedes comprar las nubes.
Tú no puedes comprar los colores.
Tú no puedes comprar mi alegría.
Tú no puedes comprar mis dolores.

Tengo los lagos, tengo los ríos.
Tengo mis dientes pa` cuando me sonrío.
La nieve que maquilla mis montañas.
Tengo el sol que me seca  y la lluvia que me baña.
Un desierto embriagado con bellos de un trago de pulque.
Para cantar con los coyotes, todo lo que necesito.
Tengo mis pulmones respirando azul clarito.
La altura que sofoca.
Soy las muelas de mi boca mascando coca.
El otoño con sus hojas desmalladas.
Los versos escritos bajo la noche estrellada.
Una viña repleta de uvas.
Un cañaveral bajo el sol en cuba.
Soy el mar Caribe que vigila las casitas,
Haciendo rituales de agua bendita.
El viento que peina mi cabello.
Soy todos los santos que cuelgan de mi cuello.
El jugo de mi lucha no es artificial,
Porque el abono de mi tierra es natural.

Tú no puedes comprar al viento.
Tú no puedes comprar al sol.
Tú no puedes comprar la lluvia.
Tú no puedes comprar el calor.
Tú no puedes comprar las nubes.
Tú no puedes comprar los colores.
Tú no puedes comprar mi alegría.
Tú no puedes comprar mis dolores.

Tú no puedes comprar al sol.
Tú no puedes comprar la lluvia.
(Vamos dibujando el camino,
vamos caminando)
No puedes comprar mi vida.
MI TIERRA NO SE VENDE.

Trabajo en bruto pero con orgullo,
Aquí se comparte, lo mío es tuyo.
Este pueblo no se ahoga con marullos,
Y si se derrumba yo lo reconstruyo.
Tampoco pestañeo cuando te miro,
Para q te acuerdes de mi apellido.
La operación cóndor invadiendo mi nido,
¡Perdono pero nunca olvido!

(Vamos caminando)
Aquí se respira lucha.
(Vamos caminando)
Yo canto porque se escucha.

Aquí estamos de pie
¡Que viva Latinoamérica!

No puedes comprar mi vida.

.

No es un párrafo aparte, es un rejunte de todo.
Soy (hoy), en resumen, el aprendizaje de mis vivencias. Lo que he vivido me hizo ser hoy lo que soy.


No hay comentarios:

Publicar un comentario