martes, 1 de febrero de 2011

Pensando en negro estando en gris

Y entonces pensé, por tristeza y algo mas, en como seguir mi vida si tu salieras de ella. Entristeci tan pronto que ni siquiera puedo decir paso un instante (tonto esto, no se puede entristecer mas rapido que en un segundo). Quise pensar, y ni siquiera llegue a hacerlo bien, como seria amanecer sabiendo que no estarias, como pasaria la mañana sin esperar tu mensaje, como almorzaria, como llegaria la una sin que me dijeras amor, quise pensar en las caminatas solitarias, las que hacia antes, quise pensar en frio adorado pero mejor recibido desde que tengo tu abrazo, quise pensar en celeste sin relacionarlo a tus ojos, quise pensar en cinismo alejado de las respuestas que suelo darte, de las que te quejas en menor proporcion que al principio. Quise, siempre ando queriendo, y no pude.
Siempre anduve queriendo, esperando o buscando. Lo hablamos, es distinto el buscar del esperar. Si uno busca, confia en uno mismo. Si uno espera, se entrega al destino. Siempre anduve queriendo, no ha pasado invierno que no sea así... pero te dije que aun queriendo confiaba mas en el destino que en mi. Vos... vos sabes pelear, aprendiste a pelear. tambien nos diferenciamos, una vez mas (para variar).
Mas de una vez me has dicho quisieras estar en mi cabeza, sobre todo cuando me ves pensar y me niego a dejarlo salir, y siempre te digo que no te gustaria saber que tantos pares de ideas surgen  en mi mente, que tantas probabilidades manejo de un solo problema... y vos lo has dicho, tambien, al igual que muchos, tambien, que me adelanto, y pienso por otros para tratar de resolver un problema que aun no me exploto... me has dicho tanto...
Podría vivir sin esto, sin tu abrazo, sin tus muecas, sin tus labios finos cuando te enojas conmigo, sin los mensajes, podría, pero ¿por que hacerlo? si esta en mi la posibilidad de luchar, por primera vez, por que pensar en perderte, si vos no te rendis, ¿por que habria de hacerlo yo?
Podría vivir sin la linea que marcan tus besos en mi cuello, sin el indice que me arranca sonrisas, sin los retos por si acaso, sin los besos nuevos, sin la piel, podría... pero si vos no te rendis, ¿por que habria de hacerlo yo?
Hay una pregunta que no te hice, que hasta ahora no me anime a hacer
-¿me queres por los detalles que te gustan o por el total imperfecto?
(la perfección no existe, y en esto no hay levedad posible)

1 comentario:

  1. Ay, qué bien expresás ese miedo que todos tenemos a perder lo que tanto bien nos hace, qué bien que te expresás... en general, desde tu total imperfecto como vos decís.

    ResponderEliminar