viernes, 7 de enero de 2011

El mundo (desenfocado, en segundo plano)

EL mundo esta desenfocado. Hum (mis hum). En segundo plano, pobre mundo (que esta un poco inmundo), lo tenemos así nosotros. Nosotros que lo habitamos, pisamos, arrasamos, maltratamos (tantos “amos” como amos). Pobre mundo, que se dividió pariendo nuevas fronteras sin saber que nosotros las tomaríamos tan a la tremenda.
 Los descubrimientos son así, noticia un día, luego se posan en lo común y luego se olvidan (dando por sentado que siempre fue así)

Mi mundo mide... no sé cuanto mide (¿cuanto mide el corazón, el cerebro y el alma?) El alma... anoche te dije que mi alma era fragil e inestable, pero que si te servia, te queria con mi alma (también). Te lo dije y te despedí, me quede sin saber si te servia... Mi mundo estos días esta un poco descalabrado, o un poco mas, nunca tuve un mundo muy ordenado, mas bien disfuncional. Me acostumbre: a vos, a tu orden, tu sonrisa, tu santa paciencia (aunque no seas santo); esta semana ha estado mas destartalada que de costumbre, un poco insoportable (yo), vos (tambien).

Hoy llueve, de a ratos. Hoy quiero una ventana al mar, un café,  la caricia perezosa de tu mano, detener el reloj, ir y no tener que volver, mirarte sin apuro; y si vamos a pedir (cosas que hoy no habra) quisiera que me eligieras a mi por sobre las cosas que nos comienzan a distanciar. El mundo también se mide en distancias. Tu mundo y el mio son distintos (y no levemente), que macana, justo en esto no usamos la medida "leve".
Mi mundo desenfocado (es que vos comenzaste a verme).

1 comentario:

  1. Como siempre... palabras que llegan al alma (también frágil e inestable)

    ResponderEliminar