miércoles, 12 de enero de 2011

Desperdigados por ahi.

Hum, hum, hum. Siempre le puse "H" a mis pensamientos.
Te olvidaste el fin de semana el mate en mi bolso. Me olvide el domingo la sonrisa en tu auto.
Tontos. No, no. Tontos no, me falla la memoria a corto plazo, y se ve que te contagie, o tal vez ¡tal vez estabas propenso a eso! La cosa es que cada uno olvido en territorio del otro cosas, excusas. Si, excusas para una llamada. Tontos.
Mira, no tenes por que saberlo (es que hace cuatro meses atras no sabias nada de mi) pero la valentia me es cosa ajena, casi desconocida (la leia en los libros de segunda guerra mundial, pero no soy de vivirla mucho, seguramente de haber estado en el bando ruso me habrian mandado a morir con un tiro en la espalda), y anoche fui valiente, te diria que temeraria.
Te diste cuenta? tres mensajes en sintonia y se aliviana todo, y los grillos cantan (incordiosos) pero al menos se los escucha, y el viento se vuelve mas fresco... ¡ojala traiga agua!
Prosigamos, ejem, te decia. como te decia la otra noche. es que vos no me crees que te digo por vos cambie, tampoco te creas que yo era asi de sensata hace cuatro meses atras, te dije... no tenes porque saber como era yo antes. siempre razonable, pero como dice ella (Ruth) demasiado razonable, racionalizando todo, obsesiva, pensando, pensando, pensando. en fin, como te decia, antes era razonable (y distinta), entonces crees que siempre fui como soy con vos, diez por ciento mas impulsiva, distinta (es cierto) pero una distinta mas seria, aunque no lo entiendas.
te acordas lo que te dije el domingo? (fui tan boba)
-si yo te parezco complicada es que antes saliste con una ameba
Reiste ( de refilon) pero reiste, y suspire aliviada, de tu humor, antes de tu enojo.
no tenes porque saber, que antes, yo era la misma mujer con cinco kilos menos, con mas nervios, mas insominio, menos risas, mas tristezas, mas letras negras, menos tiempo bien aprovechado, mas tiempo de desencanto. No tenes porque saber que mis salidas eran pocas porque mi parte antisocial me habitaba en cada gramo; no tenes porque saber que descreia en todo (ahora tambien, pero diez por ciento menos).
Antes no tenia tantas palabras especiales, ni tantos codigos como el "imaginate", ni acumulaba metros de caminata en compañia despistada, ni engullia cuadraditos de menta, ni hacia tantas caras, ni analizaba canciones, ni racionaba los enojos...
Cada vez pienso mas (eso es como una vez a la semana) la idea de un nuevo tatuaje (el quinto), por donde las costillas se esconden, donde el brazo las tapa: sapere aude.
El helado de dulce de leche en la cama no tiene precio, para todo lo demas existe el efectivo.

Por un miercoles donde abunden tus besos.
PD: quise comprar acentos y me dijeron que estaban en falta...

No hay comentarios:

Publicar un comentario