jueves, 6 de enero de 2011

Derecho (que te impongan)


Sabes, guardo olores de mi infancia, el olor a pasto recién cortado lo relaciono con el verde (que no te parezca evidente, es que solía andar por donde estaba el gran pino, si, ese que es verde), el olor a tierra mojada tiene color gris, también transparente. El transparente no es color, pero juguemos a que si. El olor a las masitas que hacia mi mama esta ligado al amarillo (las yemas de los huevos eran naranjas), y también a geometría, es que usaba cortantes redondos, cuadrados y triangulares… Recuerdo tierra, circo, risa, contrariamente me gustaban los veranos, me gustaba la pileta de cemento en la cual nos raspábamos las rodillas, el viaje a Orense en el fitito 600, en la gota de sangre, en la gelatina verde de manzana, y las olas frías que nos arrastraban, y en ese tiempo no le temía al agua, es que el abuelo era alto, y desde sus hombros el mar era pequeño… mi ropa era azul, mi blusa azul con pintas blancas, mi pollera escocesa con cuadros azules, mi maya azul, mi solera turquesa… el tapadito rojo lo herede de ella, que estaba encadenada al morado.
Sabes, es extraño, pensar en los derechos de un niño, acaso daba por sentado que se les debía dar todo sin legislar ley alguna. Hacer una ley es de alguna forma imponer. Imponer a un adulto cuidar de un niño, dejarle que viva su infancia, ayudarlo en su socialización primaria… imponer amor… respeto. Como si a mi abuelo lo hubieran obligado a recogerme antes del jardín para que no llorara, o a mi abuela a consentirme en la cocina chica, en pleno invierno, con su delantal abrazado a la cintura…
En Necochea se esta llevando a cabo, como hace tantos años, el festival infantil. Quien fuera mi profesora de fotografía ha invitado a sus antiguas “palomas blancas” (como insiste en llamar a sus alumnas) a que expongan alguna foto relacionada con los derechos del niño; la muestra que se llevara a cabo en el museo regional estará abierta al publico alrededor de diez días.
Si gustan, pasen.


No hay comentarios:

Publicar un comentario